Biden, jefes de Estado y de Gobierno logran pacto migratorio a pesar de la avalancha de asistencia

LOS ÁNGELES (AP) — El presidente Joe Biden y otros líderes del hemisferio occidental anunciaron el viernes lo que se anuncia como una hoja de ruta para que los países acojan a un gran número de migrantes y refugiados.

La «Declaración de Los Ángeles» es quizás el mayor logro de la cumbre de las Américas, que se vio socavada por las diferencias sobre la lista de invitados de Biden. En cambio, los líderes de México y varios países centroamericanos enviaron a altos diplomáticos después de que Estados Unidos excluyó a Cuba, Nicaragua y Venezuela.

A conjunto de principios Las medidas anunciadas el último día de la cumbre incluyen rutas legales hacia los países, asistencia a las comunidades más afectadas por la migración, gestión humanitaria de fronteras y respuesta de emergencia coordinada.

“Cada uno de nosotros está firmando compromisos que reconocen los desafíos que todos compartimos”, dijo Biden en un podio con banderas de los 20 países que se han unido al acuerdo, que se extiende desde Chile en el sur hasta Canadá en el norte.

“Esto es solo un comienzo”, dijo Biden, expresando la esperanza de que más países se unan. «Todavía hay mucho trabajo por hacer para afirmar lo obvio».

La casa Blanca acciones destacadas recientemente anunciados y algunos nuevos compromisos. Costa Rica ampliará protecciones para cubanos, nicaragüenses y venezolanos que ingresaron al país antes de marzo de 2020. México agregará visas de trabajo temporales para hasta 20,000 guatemaltecos cada año.

Estados Unidos está proporcionando $314 millones para ayudar a los países que acogen a refugiados y migrantes y está reanudando o ampliando los esfuerzos para reunir a las familias haitianas y cubanas. Belice «regularizará» a los migrantes de Centroamérica y el Caribe en el país.

Es un modelo que ya han seguido en gran medida Colombia y Ecuador, cuyos líderes derechistas fueron elogiados en la cumbre por otorgar un estatus legal temporal a muchos de los 6 millones de personas que han huido de Venezuela. En los años pasados.

El presidente Guillermo Lasso de Ecuador anunció la semana pasada un estatus temporal para los venezolanos en su país, que se estima en unos 500.000. Dijo a un panel el martes que su país estaba devolviendo la generosidad de España y Estados Unidos, que acogieron a un gran número de ecuatorianos que huyeron hace más de dos décadas.

Lasso fue el único otro líder que habló en una breve ceremonia el viernes. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó tarde.

“Me gustaría enfatizar que la migración es un fenómeno importante y requiere una acción conjunta basada en el principio de responsabilidad compartida y diferenciación entre los países de la región”, dijo Lasso.

El presidente Iván Duque de Colombia, quien estuvo de pie junto a Biden en la ceremonia, recibió una ovación de pie en una comparecencia el jueves por describir cómo su gobierno ha otorgado estatus temporal a 1 millón de venezolanos y está procesando otras 800.000 solicitudes en los últimos 14 meses.

“Lo hicimos por convicción”, dijo Duque a The Associated Press, diciendo que no podía ser indiferente a los venezolanos que estaban perdiendo sus hogares y medios de subsistencia y que estaba dispuesto a sufrir en los índices de aprobación.

“Eran invisibles (en Colombia)”, dijo. “No podían abrir cuentas bancarias, no podían trabajar, no podían recibir atención médica. Eran prácticamente una comunidad sin futuro”.

Si bien las medidas no son universalmente populares (la vicepresidenta de Duque, Marta Lucía Ramírez, dijo que Colombia ha llegado a sus fronteras y los ecuatorianos se dan cuenta cuando un venezolano comete un delito de alto perfil), los venezolanos en general se han asimilado sin mayores reacciones.

“Los dos fenómenos más peligrosos son la xenofobia y la indiferencia, y creo que logramos superar ambos (en Colombia)”, dijo Duque.

Estados Unidos ha sido el principal destino para los solicitantes de asilo desde 2017, lo que presenta un desafío que ha desconcertado a Biden y sus predecesores inmediatos, Donald Trump y Barack Obama.

Pero Estados Unidos está lejos de estar solo. Colombia y los países vecinos de América del Sur albergan a millones de personas que han huido de Venezuela. México presentó más de 130.000 solicitudes de asilo el año pasado, muchas de ellas haitianas, el triple que en 2020. Muchos nicaragüenses están huyendo a Costa Rica, mientras que los desplazados de Venezuela representan alrededor de una sexta parte de la pequeña población de Aruba.

Los principales países emisores o receptores de migrantes o que sirven como corredores de tránsito se sumaron al acuerdo: Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Perú y Estados Unidos. También participan Argentina, Barbados, Belice, Jamaica, Paraguay y Uruguay.

La ausencia de los presidentes de México, América del Norte y otros países le robaron a Biden su poder simbólico.

«¿Qué deberían hacer estos países para contribuir a la responsabilidad compartida?», dijo Adam Isacson, del grupo de defensa de los derechos humanos Washington Office on Latin America.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, dijo el jueves que la declaración de la cumbre reconoce las dimensiones regionales de la migración. Él y otros funcionarios de EE. UU., entre otros, elogiaron los esfuerzos de Colombia, Ecuador, Costa Rica y Panamá para acoger a migrantes y refugiados, y señalaron que EE. UU. ha brindado refugio de desastres naturales y guerra civil a cientos de miles de salvadoreños, haitianos y venezolanos. y otros de entre los denominados estatus de protección temporal.

“Es un desafío hemisférico”, dijo Mayorkas.

Las reacciones de Colombia y Ecuador son irreproducibles, dijo José Samaniego, director regional de la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados para las Américas. Cada país es diferente y migrar desde Centroamérica es más complicado que desde Venezuela.

«No quieres copiar y pegar», dijo, «pero hay buenas prácticas».

Ronal Rodríguez, investigador de la Universidad del Rosario en Colombia, dijo que algunos venezolanos tienen problemas con transacciones bancarias o comerciales a pesar de tener un estatus legal, y que mucho dependerá de a quién elijan los votantes en las elecciones del 19 de junio para elegir al sucesor de Duque, limitado a un solo término.

___

Los periodistas de Associated Press Astrid Suárez en Bogotá, Colombia y Gonzalo Solano en Quito, Ecuador contribuyeron.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.