Colombia: Primer paciente incurable en recibir eutanasia

Por primera vez en años, Víctor Escobar suspendió la mayoría de los medicamentos recetados, incluido uno que previene el sangrado por enfermedad pulmonar. Ya no lo necesitarás. Escobar será el primer colombiano en recibir la eutanasia la noche del viernes sin ser un paciente terminal, cuando nada se interponga en su camino.

«Me siento inmensamente tranquilo, no tengo miedo de lo que vendrá», dijo Escobar, de 60 años, a The Associated Press. “Me dijeron que el procedimiento sería una sedación lenta al principio para que tuviera tiempo de despedirme. Luego está la inyección de eutanasia, que será indolora, una muerte muy tranquila. Confío en Dios que todo sea así”, dijo con voz suave mientras resistía el dolor de estómago.

Escobar será el primer beneficiario de la histórica sentencia de la Corte Constitucional, que en julio de 2021 modificó las reglas de la eutanasia en el país, permitiendo aplicarla a personas que, sin llegar a tenerlas, padecieran dolencias físicas o psíquicas severas a causa de un enfermedad grave e incurable se encuentra en la fase final.

Colombia despenalizó la eutanasia en 1997, pero sólo para enfermos terminales, es decir, aquellos que tienen menos de seis meses de vida.

Desde su apartamento en Cali, donde nació y morirá, Escobar es consciente de la importancia de su caso, inédito en Latinoamérica: «Es la puerta para que un paciente como yo con enfermedades degenerativas tenga la oportunidad de luchar por un digno de morir».

En países como El Salvador, Bolivia y Panamá no se permite la eutanasia; En Perú tampoco, aunque los jueces de allí hicieron una excepción el año pasado con una mujer que padecía una enfermedad incurable que sólo se aplica a su caso. En Chile, el Congreso trabaja en un proyecto de ley que permitiría esto y que aún requiere la aprobación del Senado. Si bien la eutanasia activa no existe en Argentina y México, existen leyes que permiten que los pacientes rechacen el tratamiento para prolongar artificialmente su vida si están enfermos.

El sufrimiento de Escobar tampoco se detiene con la morfina. Recibió cuidados paliativos y aunque inicialmente funcionó, ya no funciona tan bien. La principal causa son los dos ictus que sufrió en 2008 que le hicieron perder la movilidad en la mitad de su cuerpo, que recuperó parcialmente. Luego vino la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), para la cual depende del oxígeno para respirar. También sufre de presión arterial alta, diabetes, artrosis severa y síndrome de la articulación condrocostal.

Su litigio de eutanasia comenzó hace dos años y medio. Clínicas y jueces la rechazaron dos veces por no cumplir con el requisito de estar en las etapas terminales de su enfermedad.

«Era un tema complicado para enfrentar al poder judicial, los partidos políticos, la religión y muchos gobernantes que solo tenían los medios de comunicación», dijo a AP el abogado de Escobar, Luis Giraldo.

Será un procedimiento reservado y no se ha revelado el nombre de la clínica donde se realizará.

Si bien la eutanasia es legal, está estigmatizada en Colombia, como lo demuestra el caso de Martha Sepúlveda, donde el procedimiento fue cancelado en octubre de 2021 horas antes de realizarse. Una de las razones fue su aparición en los medios, lo que provocó que el comité médico de la clínica cambiara su juicio original. Sepúlveda, que tiene esclerosis lateral amiotrófica (ELA), debería ser el primer paciente incurable en ser sacrificado. El procedimiento ya ha sido aprobado por un juez pero aún no se ha puesto en práctica.

Escobar estará despidiéndose de sus tres hijos, esposa, hermano y primos durante el almuerzo. “Tendré la oportunidad de que me brindes tu calidez y compañía familiar y también gracias de mi parte… Amo a mi familia con todo mi corazón. Será un día de alegría para nosotros y espero que sea algo muy privado”, dijo.

Escobar ha decidido impulsar la defensa de la eutanasia para que no sea una batalla legal sino una ley efectiva.

Su mensaje está dirigido a médicos y políticos, en especial a los congresistas, para que aprueben leyes que regulen la eutanasia en pacientes incurables. El Congreso colombiano rechazó nuevamente en noviembre un proyecto de ley que pedía que el derecho a una muerte digna se resuelva al no obtener los votos necesarios para continuar el proceso.

El congresista Christian Garcés dijo a la AP que se opone al proyecto de ley porque cree que es un tema que no se puede «tomar a la ligera» y que, de aprobarse, no será tan paciente pero las empresas de salud se beneficiarían. deshacerse de los «gastos millonarios para tratar enfermedades. Al abrir la eutanasia como una práctica médica, legitimamos asesinatos que quitarían la vida a personas abandonadas y humildes y muchos profesionales de la salud y corporaciones no pueden impugnar la objeción de conciencia por la ley «, agregó. .

Aunque las encuestas muestran cada vez menos oposición a la eutanasia, todavía hay una parte de la población colombiana que se opone. La Iglesia Católica emitió un comunicado en julio afirmando que «cualquier acto u omisión que pretenda causar la muerte para suprimir el dolor constituye asesinato».

“Si pedimos una muerte digna es porque ya estamos cansados ​​de todas las enfermedades, hace mucho que se nos acabó la vida”, dijo Escobar con voz decidida desde el sofá de su modesta casa, cuya hipoteca incluía una pensión de 250 dólares. .

——-

Los reporteros de AP en América Latina contribuyeron a esta historia.

Rockie Steve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *