El Índice de Desarrollo Humano es la mejor medida del éxito económico

Estimado editor,

A pesar de saber que el PIB es una medida muy imperfecta, los economistas se han comprometido con él como el mejor indicador disponible de producción económica desde la década de 1960. Sin embargo, desde 1990 contamos con un nuevo indicador, el Índice de Desarrollo Humano, que aborda algunas de las debilidades más preocupantes del PIB como medida del éxito de las economías.

El Índice de Desarrollo Humano corrige tres errores importantes en la medición del PIB: un dólar compra diferentes cantidades de un producto en diferentes países; los residentes de un país con mejores y más completos servicios de salud viven mejor que las personas con los mismos ingresos en un país con servicios de salud deficientes; y lo mismo ocurre con la educación. El Índice de Desarrollo Humano consta de tres índices de ingresos, salud y educación. Para calcular el índice de ingresos, comenzamos con el ingreso nacional por persona y ajustamos las diferencias en el poder adquisitivo del mismo dólar estadounidense en cada país incluido en el índice. En un país donde los productos son más baratos y el dólar continúa subiendo (por ejemplo, Trinidad), el ingreso medio aumenta para que refleje el hecho de que los consumidores en ese país pueden comprar más de lo que un consumidor en las Bahamas puede comprar con el promedio que puede pagar. ingresos de Trinidad. El resultado de este cálculo es la renta nacional bruta en paridad de poder adquisitivo de todos los países, el primer elemento del índice. El índice de salud se basa en la esperanza de vida al nacer y el índice de educación en los años escolares.

El Índice de Desarrollo Humano proporciona una indicación de la calidad de vida en las naciones del mundo, con base en la observación y la experiencia. Los 189 países del Índice de Desarrollo Humano 2020 se dividen en cuatro grupos, de mayor a menor. En el grupo superior, el cuarto país del mundo es la pequeña Islandia con una población de alrededor de 300.000 habitantes, lo que refleja el hecho de que la esperanza de vida al nacer allí es de 83 años, los estudiantes pueden esperar pasar 19 años en educación y el ingreso medio es suficiente para comprar $55,000 en bienes y servicios.

Había al menos diez países muy pequeños en la categoría más alta de desarrollo humano, incluidos Costa Rica y Panamá en América Central, y las Bahamas y Barbados en el Caribe. Los otros países pequeños en la categoría más alta son en su mayoría de Europa y Medio Oriente, siendo Mauricio el único país africano en este grupo. Los residentes de los países de este grupo generalmente saben leer y escribir, disfrutan de una vida larga y saludable, de una vivienda adecuada con comodidades modernas y de instalaciones y servicios públicos confiables y generalizados. El resto del Caribe se encuentra en la siguiente categoría superior, con estilos de vida de menor calidad pero aún libres de los flagelos del hambre y la pobreza generalizada, con la trágica excepción de Haití.

El Índice de Desarrollo Humano proporciona una mejor estimación del éxito y el fracaso económico que cualquier otra medida. Las crisis económicas y financieras en Islandia, Irlanda, Letonia y Chipre en las últimas dos décadas no han afectado significativamente la calidad de vida en estos países ya que no ha habido deterioro en las instalaciones de salud y educación y las crisis no han afectado el desempeño de los países. . competitividad internacional o atractivo para los inversores. Todos estos países permanecen en la categoría más alta de desarrollo humano.

El uso del Índice de Desarrollo Humano también brinda una perspectiva más precisa sobre los programas de ajuste económico y, en particular, sobre aquellos que reciben apoyo financiero del Fondo Monetario Internacional. El fondo se creó para proporcionar viviendas temporales a los países mientras afrontan las circunstancias y las políticas que han dejado a la economía sin divisas. La financiación proporcionada por el fondo no es adecuada para inversiones en hoteles, fábricas, infraestructura, instalaciones sanitarias, educación o cualquier aspecto de competitividad o crecimiento económico. No debería sorprender, entonces, que la evaluación del Fondo Monetario Internacional sobre el éxito de sus programas de asistencia financiera por lo general difiere de las percepciones de las poblaciones afectadas. Al Fondo le preocupa que los prestatarios no sacrifiquen la calidad de vida para garantizar que haya suficientes divisas en el futuro para pagar su deuda, y no celebrarán acuerdos con los gobiernos en tales términos a sabiendas. Sin embargo, la responsabilidad de implementar la estrategia de adaptación recae en el Estado. Por lo tanto, solo se puede esperar una mejora en el Índice de Desarrollo Humano en el curso de un programa de fondos si el gobierno ha implementado completamente una estrategia de adaptación anunciada. Incluso en los casos en los que se han realizado inversiones, reformas y actualizaciones del sistema, el final de un acuerdo stand-by de tres años suele ocurrir antes de que se hagan evidentes las mejoras en la atención médica, la educación o la competitividad internacional.

El uso del Índice de Desarrollo Humano también puede reducir las expectativas sobre el impacto de la explotación de un nuevo recurso natural, como en el caso del petróleo en Guyana o la caída inesperada de los precios de la energía en Trinidad-Tobago. De repente, el país tendrá una gran cantidad de divisas a su disposición y, como resultado, el ingreso nacional puede aumentar considerablemente. Sin embargo, llevará mucho más tiempo mejorar la salud y la educación, los servicios públicos y los servicios públicos, y garantizar que las ganancias de la bonificación en moneda extranjera se distribuyan en todo el país y entre los diferentes grupos de ingresos.

Sinceramente,

DeLisle Worrell

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.