“Es una caminata larga”: el traumático viaje de los migrantes haitianos a Panamá | Noticias de la galería

Cuando Moise Cliff Raymond llega al río Turquesa, se apresura a lavarse la suciedad de su caminata de cinco días a través de la peligrosa jungla de Darien Gap para cruzar la frontera colombiana hacia Panamá.

El haitiano y sus compañeros, que acaban de llegar al Bajo Chiquito, la primera comunidad del lado de Panamá, están cubiertos de barro después de las fuertes lluvias de anoche.

“El viaje fue muy agotador porque es un camino largo”, dijo el joven de 29 años. «Hay muchas personas muertas que no llegaron aquí».

Mientras Raymond caminaba, otros migrantes con dinero en efectivo o niños decidieron alquilar un taxi canoa para llevarlos al pequeño puerto del pueblo.

Otro haitiano, Peter, se subió a una de las canoas mientras cargaba a su hija de tres años.

“Así son las cosas. Tienes que hacerlo si quieres una nueva vida. Es muy difícil para nosotros los haitianos ”, dijo el joven de 29 años, que no dio su apellido.

Para 2021, 64.000 migrantes han cruzado Darien Gap, una jungla de 575.000 hectáreas que, según UNICEF, es una de las rutas más peligrosas del mundo, incluidas 18.000 solo en agosto, según el ministro de Seguridad de Panamá, Jean Pino.

La mayoría de ellos son haitianos.

La selva está infestada de bandas armadas y narcotraficantes que a menudo roban o atacan a los migrantes que la atraviesan.

Para hacer frente a esto, las autoridades panameñas y colombianas acordaron permitir el paso de 500 migrantes cada día.

Todos llegan al Bajo Chiquito, una aldea donde viven miembros del pueblo indígena Embera.

Sin embargo, ninguno de los migrantes quiere quedarse allí.

“Me voy a los Estados Unidos. Ese es mi destino, aquí puedo lograr mis sueños y conseguir un buen trabajo ”, dijo Raymond.

Aún le queda un largo camino por recorrer.

El número de niños que atravesaron la brecha del Darién se ha multiplicado por diez en cuatro años, dice UNICEF.

Muchos llegan a Panamá deshidratados o con dificultad para respirar debido a la lluvia y la humedad, dice Vásquez.

Desde Lajas Blancas, los migrantes viajan por tierra hasta San Vicente, donde tienen que pagar $ 40 por un viaje en autobús hasta la frontera con Costa Rica.

Desde allí todavía tienen que pasar por Nicaragua, Honduras, Guatemala y México antes de llegar finalmente a la frontera con Estados Unidos.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.