Expresidente de Panamá absuelto por espionaje por segunda vez

PANAMÁ (AP) – El martes, un tribunal absolvió al expresidente panameño Ricardo Martinelli en un segundo juicio por espionaje contra políticos, periodistas, sindicalistas y figuras de la sociedad civil. Es la segunda opinión positiva para el expresidente y magnate de los supermercados que quiere postularse nuevamente en las elecciones parlamentarias de 2024.

Hace poco más de dos años, otro jurado emitió el mismo veredicto en el mismo caso, pero un tribunal de apelaciones anuló el veredicto y ordenó un nuevo juicio. En el fallo del martes por la noche, los tres jueces del juicio declararon que «no hay constancia de que (Martinelli) haya emitido órdenes directas» por escuchas telefónicas ilegales.

«Siete años en esta tortura y calvario», dijo Martinelli al salir del tribunal tras el veredicto unánime de tres jueces y el alboroto de más de un centenar de simpatizantes que celebraron el veredicto. “Doy gracias a Dios, al Poder Judicial panameño. He sufrido mucho y no quiero que lo que me pasó a mí le pase a ningún panameño ”, agregó el exlíder, quien levantó un cinturón de campeón de box.

El fallo, que eximió a Martinelli de la inhabilitación para cargos públicos, podría dividir a sectores aliados del expresidente con los panameños a la espera de que el Poder Judicial emita una sentencia penal sobre presuntas escuchas telefónicas ilegales. La absolución de hace dos años planteó serias dudas para un poder judicial que ha sido duramente criticado durante mucho tiempo.

«Me parece realmente increíble», respondió la prensa local Aurelio Barría, un legendario líder de la lucha civil contra la dictadura del difunto general Manuel Antonio Noriega y una de las presuntas víctimas de los llamados pinchazos. «Vi y después de ver mis teléfonos celulares y computadoras interceptados por el Consejo de Seguridad, ahora no hay nadie a quien responsabilizar».

«Se acabó el caso de la llanta pinchada: el Poder Judicial de Panamá y el futuro del país», tuiteó el conocido analista y abogado panameño Rodrigo Noriega.

El veredicto llega un día después de que el representante del ministerio, los demandantes y la defensa presentaran sus argumentos finales después de audiencias de tres meses en medio de la pandemia.

Este es el mismo caso en el que Martinelli enfrentó un juicio inicial y fue declarado inocente en agosto de 2019. Casi un año después, un tribunal de apelaciones anuló el veredicto y ordenó un nuevo juicio, el primero de este tipo en Panamá.

En sus alegatos, la fiscalía había asegurado que Martinelli había «organizado y estructurado» todo un mecanismo de escuchas telefónicas en computadoras y teléfonos celulares de más de un centenar de personas, entre políticos y sindicatos, desde un edificio del Consejo de Seguridad Nacional, dependiente de la presidencia. Empresarios y periodistas entre 2012 y 2014. Para ello, se utilizaron al menos dos programas, incluido Pegasus, que está siendo investigado en 50 países por su uso de espionaje a comunicadores, activistas de derechos humanos y disidentes políticos.

Uno de los abogados defensores, Sidney Sittón, aseguró a The Associated Press que el veredicto “subraya que no hubo análisis forense informático de un dispositivo. Hablaron de software (pero) los jueces dicen que ni siquiera demostraron que se compró.

Martinelli insistió en que se trató de una persecución política en su contra, instigada por el entonces gobierno del presidente Juan Carlos Varela, quien lo sucedió de 2014 a 2019. Varela negó tales acusaciones. «Todo es político para no dejarme ir», tuiteó Martinelli antes del veredicto.

El exgobernador llegó a un acuerdo extrajudicial con varios denunciantes, aunque otro grupo de presuntas víctimas permaneció en el proceso y habló con los jueces por primera vez tras los alegatos finales el día antes de las siete.

Martinelli gobernó entre 2009 y 2014 y lideró un período de rápido crecimiento económico gracias a la construcción de grandes fábricas que luego se vieron ensombrecidas por presuntas acusaciones de corrupción. Casi un año después de dejar el cargo, el Poder Judicial inició un proceso penal por presuntas escuchas telefónicas ilegales y, meses después, solicitó la detención del ex presidente que se había ido al extranjero.

A mediados de 2017, fue arrestado en Miami luego de una solicitud de extradición de Panamá a Estados Unidos que finalizó un año después. El expresidente fue declarado no culpable en agosto de 2019, veredicto que los fiscales están apelando.

El día anterior, un grupo de simpatizantes se reunió fuera de la cancha para apoyar al expresidente.

El final del juicio coincide con un juicio en Guatemala contra los dos hijos del ex presidente, Enrique y Ricardo Alberto. En los próximos días, ese país dio luz verde para que los dos sean extraditados a Estados Unidos, donde están siendo demandados por presunto lavado de dinero en relación con sobornos de la brasileña Odebrecht. Los hermanos fueron arrestados en julio de 2020.

————————

El periodista de prensa asociado Juan Zamorano contribuyó a este informe.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.