Las buenas noticias también pueden ser malas noticias

Las buenas noticias también son malas noticias.

La aceptación por parte del gobierno español del priísta Quirino Ordaz como embajador fue aclamada como un éxito del presidente López Obrador.

Así lo muestra el canciller Marcelo Ebrard, mostrando el documento oficial del gobierno español en su cuenta de Twitter, en una semana en la que el presidente panameño, López Obrador, transmitió su posición sobre la designación de Pedro Salmerón como representante del gobierno mexicano. país

El documento panameño no fue mostrado por el secretario de Estado Ebrard, lo que sugiere que la aprobación no se esperaba hasta ayer.

Las posiciones de los gobiernos de España y Panamá dejan material de estudio para los futuros miembros del Servicio Exterior Mexicano (SEM).

En el caso de España, pasaron varios meses antes de que el gobierno del presidente Pedro Sánchez diera su visto bueno al político priísta. Ha habido muchas críticas públicas al presidente mexicano contra España sin razones estratégicas relevantes, poniendo así en peligro diplomáticamente uno de los lazos más importantes de México.

En diciembre pasado, esta columna reveló que el gobierno español no sancionaría a Quirino Ordaz, no solo en respuesta al comportamiento del presidente López Obrador hacia España, sino también por los vínculos de Ordaz con actos de corrupción y finalmente por el mensaje que el presidente mexicano está enviando a España. está provocando un deterioro de las relaciones bilaterales al enviar a Ordaz a elegir a un político cuyo partido perdió las elecciones de Sinaloa del año pasado. Como había fricciones en la relación, lo mejor hubiera sido enviar a un miembro del SEM.

Dos fuentes clave de información de España me confirmaron en diciembre que no le darían la licencia. Conozco a una de ellas desde hace 20 años, y en ese momento estaba asociada con la división editorial de dos grandes casas: Seix y Salvat.

En países con muy buenas relaciones diplomáticas, las aprobaciones se otorgan en días en lugar de meses.

Hace dos semanas estuvo en la Secretaría de Relaciones Exteriores de México el secretario de Estado para América Latina y el Caribe, Juan Fernández Trigo, y ciertamente coincidió con la subsecretaria de Estado Carmen Toscano en aprobar, a cambio de que el presidente López Obrador no lance ninguna más puyas contra España. De ser así, España mostraría cierta inocencia.

Al hacer pública la aprobación, el Secretario Ebrard nos dice que esta es una buena noticia para AMLO y para el propio Canciller. Es una mala noticia para el SEM, especialmente para los que creen en la meritocracia, y es una mala noticia para la política exterior mexicana porque confirman que el Departamento de Estado es una agencia de mediación.

En cuanto a Panamá, espero que el Secretario de Estado Marcelo Ebrard presente la carta con el consentimiento de Panamá. Sería interesante.

@faustopretelin


Consultor, académico, editor

Globali… ¿qué?

Fue profesor investigador en el Departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador de varios diarios como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista de El Economista.

Augusto Llanos

"Pionero de Internet. Alborotador. Apasionado amante del alcohol. Defensor de la cerveza. Zombie ninja".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.