México tendrá que prescindir de público en las eliminatorias ante Costa Rica y Panamá

Ciudad de México.- Mientras era posible, México decidió jugar sus dos próximos partidos de clasificación para el Mundial de Qatar 2022 sin público mientras probaba nuevas medidas para acabar con los gritos homofóbicos en los partidos de la selección, anunció este lunes. Yon de Luisa, presidente de la Federación Mexicana de Fútbol.

En noviembre pasado, la FIFA castigó a los mexicanos con dos partidos sin público luego de que los hinchas gritaran al arquero contrario, que calificó de homofóbico, en las eliminatorias ante Canadá y Honduras el año pasado.

La federación mexicana apeló ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) y de Luisa dijo que el panel había accedido a su solicitud, dejando sin efecto las sanciones impuestas por la FIFA, al menos por el momento.

Esto permitió que México tuviera espectadores para los juegos contra Costa Rica y Panamá el 30 de enero y el 2 de febrero respectivamente, pero eso no sucederá.

El responsable del fútbol local dijo que en estos partidos se pondrán en práctica nuevas medidas de acceso al estadio con las que esperan acabar con los gritos homófobos. Como parte del ensayo general, unos pocos grupos controlados de unas 2.000 personas ingresarán al estadio, incluidos miembros o empleados de la asociación.

De Luisa dijo que a partir de ahora, los aficionados que compren una entrada deberán registrarla con sus datos personales y se les pedirá un código QR y una identificación en la entrada al estadio. Además, habrá más elementos de seguridad que identifiquen a quienes griten y esos hinchas no podrán acceder a los partidos en México durante cinco años.

“No podemos tolerar actos discriminatorios, no podemos jugar con estados vacíos. Invitamos a nuestra afición a tomar estas acciones”, dijo De Luisa en conferencia de prensa. “No es una medida para evitar la reventa, pero sin duda tendrá un impacto porque ahora, aunque los fanáticos tengan boleto, tienen que registrarse para asistir”, dijo.

La Federación Mexicana de Fútbol pretende aplicar las nuevas medidas a todos los aficionados del partido contra Estados Unidos previsto para el 24 de marzo.

El grito, considerado homófobo, surgió en un preolímpico de 2003 en Guadalajara previo a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, pero se hizo viral en el Mundial de Brasil 2014 y le ha costado a la federación mexicana más de una decena de penales desde que se lanzaron campañas en las que Se pidió a la gente que no dijera más.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.