Panamá: «La crisis abruma al presidente Laurentino Cortizo en su primer año de mandato»

Primera modificación:

Sumergido en una crisis política, institucional, económica y social sin precedentes, el presidente panameño Laurentino Cortizo está entrando en su primer año en el cargo. Con un horizonte de crecimiento económico negativo y un aumento de la desigualdad social -que, según la ONU, ya era uno de los cinco primeros del mundo-, las promesas de Cortizo de salvar a Panamá de la corrupción y el letargo económico parecen estar en camino.

Laurentino Cortizo terminó este miércoles su primer año en el cargo y se ahogó en la nueva pandemia de coronavirus y supuestos escándalos de corrupción que amenazan la gobernabilidad del país. Sin embargo, la crisis global que afecta al país está lejos de ser responsabilidad exclusiva de la pandemia, como señala Enoch Adames, investigador de la Universidad de Panamá:

Enoch Adames, investigador de la Universidad de Panamá

Hay una crisis de credibilidad, hay una crisis de liderazgo y liderazgo, hay una gran incapacidad para aceptar la complejidad, hay una crisis de corrupción y hay una crisis social y económica muy fuerte. La crisis ha abrumado al gobierno y al propio presidente.

En las últimas semanas, la incidencia diaria de nuevas infecciones ha aumentado de 200 a decenas de miles. Hoy la pandemia mató a 620 personas e infectó a otras 32.000, uno de los peores registros oficiales de Centroamérica. El aumento se produjo después de que el gobierno ordenó la reapertura de algunos sectores económicos que enfrentan nubes oscuras con alrededor de 200.000 contratos suspendidos y proyecciones que pronostican una disminución del 2% en el crecimiento este año. Ante esta situación, empresarios y otros sectores han instado al gobierno a acelerar las reformas de carácter neoliberal, en medio de la oposición de los sindicatos que reclaman una mayor participación del Estado en la economía.

Algunos expertos incluso creen que la crisis mapeó el modelo panameño, que se basa en una economía de servicios dolarizada, pero con casi la mitad del empleo informal y una de las tasas de desigualdad más altas del mundo, según la ONU.

«La pandemia se apoderó de Cortizo y expuso la vulnerabilidad de la sociedad panameña a un sistema económico que profundiza la desigualdad», dijo a la AFP Enoch Adames, excoordinador académico de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Las protestas y manifestaciones se han vuelto cada vez más habituales ante las enormes desigualdades expuestas por la nueva pandemia de coronavirus. Este miércoles, estudiantes de universidades públicas también se manifestaron contra Cortizo:

Ileana Corea, estudiante de la Universidad de Panamá

Esta es la segunda vez que nos movilizamos para resaltar los inconvenientes que nos acosan, como el recorte de $ 25 millones que el gobierno planea hacer en las universidades públicas. También hablamos de la falta de políticas del gobierno para salvar a las micro y medianas empresas que se configuran como motor de la economía del país. El gobierno ha trabajado para rescatar a grandes empresas como Copa Airlines, el buque insignia de uno de los magnates del país.

Por su parte, Enoch Adames advierte que el gobierno de Cortizo tendrá que hacer importantes reformas para encontrar una salida a esta crisis:

Enoch Adames, investigador de la Universidad de Panamá

El gobierno debe gestionar eficazmente esta nueva realidad, una realidad de la que es consciente la sociedad panameña. Ella es consciente de que vivimos en una sociedad profundamente dividida y con grandes contradicciones. La explosión social y política es inminente. En el momento en que la clase obrera salga a la calle y tenga la oportunidad de ocupar el espacio público, sin duda tendrá lugar todo un proceso de reorganización organizativa y operativa.

Con el contagio al alza, una crisis económica provocada por un largo encarcelamiento que golpeó duramente a los más pobres en uno de los países más desiguales del mundo, los planes optimistas con los que Laurentino Cortizo inició su mandato presidencial parecen quedar en el camino. La sensación generalizada es que el capitán del barco ha perdido la brújula en medio de tantas crisis y decisiones equivocadas.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.