Revitalizar la economía debe ser una prioridad

El papel de los bancos en la recuperación de la economía es fundamental. Gran parte de la estructura empresarial panameña está formada por pequeñas y medianas empresas, y muchas de ellas están dirigidas por mujeres. La visión del presidente ejecutivo de Banistmo Aimee Sentmat Es importante incidir en esta estructura empresarial con apoyo financiero y asesoramiento y promover la dinamización del aparato productivo. En una entrevista con Martes Financiero Sentmat, quien también es presidente de la Asociación Bancaria de Panamá, está revisando los desafíos que enfrenta la banca panameña y las acciones que está tomando el banco para recuperar la tasa de crecimiento. Habla de dar prioridad a la revitalización de la economía a través de nuevos préstamos y afirma que extender el alivio financiero no es la solución.

¿Cómo es el plan de financiación para pymes?

La pandemia ha golpeado duramente a las pequeñas y medianas empresas, especialmente a aquellas con modelos de negocio muy tradicionales. Llevamos varios años apoyando a 8.500 pymes dirigidas por mujeres y nuestro objetivo es llegar a las 10.000. El plan incluye asistencia con productos crediticios, soluciones financieras y tutoría para identificar ideas y mejorar sus modelos comerciales. Esto es parte del programa Impactamos.

Cual es el saldo

De 2015 a 2020, pasamos de un total de $ 157 millones en préstamos para mujeres a un total de $ 290 millones, y nuestra cartera de préstamos creció en un 85%. Empezamos con 5.900 pymes y en este tiempo ya hemos llegado a casi 8.360. El 80% de las empresas en Panamá son pymes y necesitan más ayuda ahora. El desafío que vemos es que el modelo de negocio de estas empresas es muy tradicional, utiliza poca tecnología, carecen de comercio electrónico y el emprendimiento surgió por necesidad más que por oportunidad.

Banistmo es un banco muy activo en el financiamiento de pymes y el 33% del sector total está dirigido por mujeres.

¿Cómo afrontaste el desafío de la pandemia?

El primer gran desafío fue pasar de una empresa con presencia física al teletrabajo. La tecnología fue habilitada para seguir los procesos con controles de seguridad y garantizar un servicio ininterrumpido a los clientes, mediante el cual se garantice la seguridad de los empleados. Otro desafío fue generar confianza en los activos digitales con los clientes y aumentar las transacciones digitales de la banca panameña. En un futuro próximo, el banco será el teléfono celular. Este camino de transformación digital se ha acelerado y debe mantenerse.

Presidenta ejecutiva de Banistmo, Aimeé Sentmat.

¿Cómo se gestiona la ayuda financiera?

Como banco, nos hemos comprometido desde enero de este año a contactar con todos nuestros clientes afectados y ofrecerles una solución permanente que se adapte a su nueva realidad. Estas medidas de ayuda y condiciones especiales deben estar dirigidas a los clientes que realmente las necesiten. Quienes tienen algún ingreso tienen que acudir a los bancos para negociar una solución.

¿Cómo se comportan los préstamos modificados?

En el negocio de préstamos personales de Banistmo, que incluye hipotecas, automóviles y tarjetas de crédito, tenemos alrededor del 30% o un poco menos de la cartera total como alivio financiero y hemos desarrollado una estrategia de contacto con el cliente y un alto porcentaje está realizando pagos. La proporción de préstamos modificados es menor para las empresas porque hemos avanzado con los clientes hacia soluciones permanentes y menos del 20% de la cartera total se encuentra aliviada financieramente.

¿Cómo es esta tendencia en el sistema bancario?

Para hablar de todo el sistema bancario panameño en términos de alivio financiero, la cartera total es de $ 21.8 mil millones a principios de abril y esa es una cantidad importante y el mensaje es que los clientes se están comunicando con sus instituciones bancarias.

¿Cómo son los depósitos y préstamos?

El desempeño del sistema bancario en términos de ahorro ha sido muy bueno y continuará a partir de febrero de 2021. Los depósitos de ahorro están creciendo a dos dígitos. Esto es importante porque es el pilar de cualquier sistema bancario. Los depósitos locales están creciendo y ese es un buen factor. En lo que respecta al crédito, debemos dejar claro que el crédito está relacionado con el comportamiento de la economía. Panamá registró una de las cuarentenas más estrictas de toda la región, lo que afectó la caída del producto interno bruto, que cayó casi un 18%, lo que a su vez se reflejó en los préstamos. Los préstamos en 2020 fueron un 50% más bajos que en 2019 o antes de la pandemia. Este año vemos que febrero, marzo y abril tienen cierta dinámica y podemos sentir optimismo en el empresario. Crítico para la recuperación económica de Panamá, el sector privado es el vehículo comercial más grande en Panamá, representa el 75% del producto interno bruto del país y el 80% de la inversión de Panamá. Hemos visto optimismo por parte de los inversores, y eso es bueno, ya que la demanda de crédito está comenzando a reactivarse. Está empezando a acelerarse porque los pagos en febrero ya son mejores que en noviembre de 2020. Aún no salimos de la pandemia, pero todos deben ser conscientes del autocuidado y vivir las medidas de seguridad para no poner en peligro el economía, ponen en riesgo la reactivación.

¿Qué efectos tendría una extensión de la descarga?

Más que medidas para extender el alivio, el objetivo es buscar formas de reactivar el sector privado con préstamos para crear puestos de trabajo. Tomar medidas para expandir lo que hace es aumentar la incertidumbre involucrada en la gestión de carteras. Es importante aclarar cómo se comportarán estas carteras, que se encuentran en algún estado de alivio y rondan los $ 22 mil millones. Pero no podemos continuar con estas condiciones marco, que privan a los bancos de su flexibilidad para otorgar préstamos.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.