El comienzo, los contratiempos y la despedida de Carlos Slim desde Panamá

Hasta 2012, el empresario mexicano Carlos Slim encabezó la lista de los hombres más ricos del mundo, que luego amasó una fortuna de 69 mil millones de dólares.

Versión impresa

Hoy Slim perdió muchos pasos en esa lista que publica anualmente Forbes. Este año, la publicación de Forbes coloca a Slim and His Family como el decimosexto hombre más rico del mundo, con un patrimonio neto de 62.000 millones de dólares.

Sin embargo, el paso de las inversiones de Slim por Panamá trajo muchos contratiempos, lo que lo llevó esta semana a anunciar la venta de una de sus últimas inversiones que había colocado en ese país.

El grupo de Slim anunció el miércoles pasado la venta de Claro Panamá a Cable & Wireless por alrededor de $ 200 millones. Claro Panamá se adquiriría con una cartera de 700.000 clientes o usuarios de telefonía celular. La venta no incluye el uso de la marca Claro.

Durante la pandemia, el grupo de Slim también emergió de otras dos inversiones que tenía en Panamá, incluido el cierre de la tienda departamental Sanborns, que estaba ubicada en el centro comercial Multiplaza.

Regístrese para recibir contenido exclusivo

Slim, a través de su empresa constructora, FCC, llegó a un acuerdo con el Fondo de Seguridad Social (CSS) para abandonar la finalización del trabajo de $ 587 millones en la Ciudad de la Salud. Esto en medio de una difícil situación legal que se creó en el gobierno de Juan Carlos Varela.


Google News Panamá América

La persecución política a Varela provocó un frenazo en la construcción de la ciudad de la salud, lo que provocó un cúmulo de pérdidas que hizo casi imposible completar la obra en el aspecto financiero. Incluso la FCC pidió a CSS que pagara $ 65 millones para suspender las obras por 5 años, al igual que la administración de Varela.

2007

Se ha informado de la primera inversión visible de Carlos Slim en Panamá.

$ 65

La FCC pidió a millones la suspensión del trabajo de CSS durante 5 años.

La empresa adquirida por Slim también tuvo que enfrentar otros procesos judiciales creados en el gobierno de Varela, lo que planteó la falta de seguridad jurídica en el país.

VEA TAMBIÉN: Se recupera la economía panameña

La primera inversión visible de Slim en Panamá se produjo en 2007 cuando la Autoridad de Servicios Públicos le otorgó la concesión para construir dos centrales hidroeléctricas, Bajo de Mina y Baitún, por $ 32 millones cada una.

Allí Slim y su empresa Cicsa Ideal en Panamá encontraron las primeras trabas legales, ya que la concesión adquirida aún era reclamada por el concesionario original Julio César Lisac. Lisac y su empresa La Mina Hidro Power exigieron la disolución de Asep, a partir del 20 de diciembre de 2006, firmado por el exgerente de la empresa Víctor Urrutia, quien canceló la concesión por no haberse iniciado la construcción de la central dentro del plazo de 12 meses legalmente estipulado.

Esto desató una prolongada batalla legal. El 12 de noviembre de 2010, la sentencia suscrita por los jueces Víctor Benavides (relator), Alejandro Moncada Luna y Winston Spadafora declaró la resolución de Asep, con la cual se canceló una concesión hidroeléctrica a La Mina Hidro-Power y posteriormente a la empresa Cicsa. La subasta fue Ideal, de Slim.

El veredicto dejó la inversión que la empresa de Slim, entonces considerada el hombre más rico del mundo, ya había comenzado.

Hoy, casi 14 años después, Slim abandonó su mayor inversión que aún estaba en Panamá y que formaba parte de su principal negocio: las telecomunicaciones.

Claro Panamá saldrá del país en un momento en que una gran mayoría de la inversión sueca ha ingresado a Panamá a través de la marca Tigo, que está presente en los principales países de América Latina.

¡Vea lo que nuestro canal de YouTube tiene para ofrecer!

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.