El Servicio Exterior, además de Salmerón

Jorge G Castañeda

Después de mucha especulación sobre Citibanamex, aprovecho el nombramiento de nuevos embajadores por parte del Inegi y la publicación de nuevos datos sobre el crecimiento económico en 2021 para compartir algunas consideraciones «basadas en datos» que ahora son menos especulativas.

Es una vergüenza para las mujeres del servicio de campo de México y de la 4T verse obligadas a apoyar o hacer la vista gorda ante el nombramiento de una acusada de acosador como embajadora en Panamá. Pero es importante resaltar la tendencia que ya se ha trazado durante este sexenio en cuanto a los nombramientos políticos en el Departamento de Estado. Nunca he sido un defensor acérrimo del SEM o de los Career Ambassadors, y sé por experiencia personal, de mi padre y de mi hermano, que las cosas en la Secretaría de Relaciones son más complicadas de lo que a veces sugiere la simplificación de la commentcracy. En ningún país del mundo los embajadores y cónsules son empleados únicamente por funcionarios profesionales. La prerrogativa del presidente de designar en cargos diplomáticos a aliados, opositores, intelectuales, artistas, empresarios o políticos del sector bancario tiene una lógica irrefutable. Hoy, muchos aplauden el logro del embajador Ken Salazar de los Estados Unidos: No es una carrera, por ejemplo. El problema de Salmerón no es no servir; el problema son las múltiples acusaciones en su contra en un ambiente donde la presunción de inocencia debe ser reemplazada por la máxima romana: la esposa de César debe estar por encima de toda sospecha.

En la mayoría de los países importantes, alrededor de dos tercios de los embajadores y cónsules adscritos son profesionales del servicio exterior, y un tercio son designados más políticamente. En México, esa fue la distribución durante muchos sexenios, con cancilleres del servicio o no. Pero a López Obrador se le trató con la cuchara grande. Según cálculos cuidadosos de exdiplomáticos de la SRE, la proporción actual es del 50 por ciento, muy por debajo de la tradición. Pero ese no es el punto principal.

En concreto, esta es la lista de embajadas y consulados de primer nivel ocupados hoy por o asignados a personas ajenas a la SEM: Washington, Naciones Unidas, Consulado en Nueva York, Londres, París, Madrid, Alemania, Bruselas (Bélgica y Unión Europea ), Japón, Pekín, Brasil, Argentina y Cuba. No hace falta decir que algunos de estos empleados hacen un buen trabajo y otros no. Algunos tienen experiencia secretarial, otros no. Pero las únicas embajadas importantes en manos del SEM son Canadá, Italia y Chile; el lector juzgará si estos tres países son iguales en términos de las sedes anteriores.

Hay más. Si bien López Obrador parece haber hecho la gran mayoría de los nombramientos políticos mencionados, el titular de la SRE ha seguido el mismo patrón con las direcciones generales aquí en México: pocas personas de turno. Que yo sepa, sólo seis de las 24 direcciones generales que componen la cancillería están integradas por funcionarios profesionales. Los más importantes -por ejemplo, Norteamérica, Organizaciones, Latinoamérica, Europa, Derechos Humanos- están en manos de los amigos del secretario. En definitiva, una cosa es mamar y otra sacar la vaca.

En cuanto a los datos económicos, si utilizamos las nuevas estimaciones para 2021 y 2022 en el caso de México y los datos de la CEPAL para América Latina, el peor desempeño económico de la región en estos tres años habrá sido de México. Todos los países principales (Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú) habrán recuperado en 2021 lo que se perdió en 2020 y este año habrá otro crecimiento por encima de los niveles de 2019. México no hará esto.

Argentina, la menos exitosa, perdió 9,9% en 2020, repuntó 9,8% en 2021 y crecerá 2,2% este año. Chile cayó 5,8 por ciento en 2020, repuntó 11,8 por ciento en 2021 y crecerá 1,9 por ciento en 2022. Incluso Brasil, con todos sus interminables problemas, salió airoso. Para recordar nuestros datos, México ha bajado un 8,3 por ciento en 2020. En el mejor de los casos, recuperamos un 5 por ciento el año pasado y es poco probable que crezcamos un 2 por ciento este año. Por cierto, para aquellos a quienes no les gusta la comparación de América Latina, Estados Unidos bajó un 3,4 por ciento en 2020, se recuperó un 5,9 por ciento en 2021 y crecerá otros 5 puntos este año.

Este pésimo resultado del cuarto trimestre se debe a un solo factor: no tuvimos una política anticíclica durante esos años porque López Obrador no quería gastar. Por cierto, nuestras cifras de inflación son iguales o peores que las de los países mencionados.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.