Migrantes en riesgo en la selva del Darién en Panamá

(Bajo Chiquito) Cuando Moise Cliff Raymond llega al río Tuquesa cubierto de barro, se sumerge allí para lavarse después de caminar por la pantanosa selva del Darién durante cinco días para cruzar la frontera entre Colombia y Panamá.



Moisés AVILA
Agencia de medios de Francia

Como él, cientos de migrantes, muchos haitianos y cubanos, enfrentan los peligros de esta peligrosa expedición al primer pueblo, Bajo Chiquito, guiados todos los días por la esperanza del sueño americano.

“El viaje fue muy duro porque es un camino largo. Hay muertos, muchos no han llegado tan lejos. En mi opinión, es la fe en Dios lo que nos ha ayudado ”, confiesa la AFP haitiana de 29 años, que lleva una gorra jamaicana rasta.

Para él, eso es solo un paso adelante: “Me voy a Estados Unidos. Ese es mi objetivo. Allí puedo hacer realidad mis sueños y encontrar un buen trabajo ”, espera.

Otros inmigrantes quizás más ricos con niños en brazos llegan a bordo de canoas, como Peter, de 29 años, con su hija de tres años. «Es lo que es. Tienes que hacerlo si quieres una nueva vida. Es muy difícil para nosotros los haitianos», explica.

El «tapón de Darien»

El domingo alrededor de 580 migrantes lograron cruzar el “Darién Stopper”: 575.000 hectáreas de selva entre Colombia y Panamá.

La Panamericana, que conecta Alaska con Tierra del Fuego, se detiene repentinamente a ambos lados de la frontera: las marismas del Darién bloquean el istmo en unos 160 km entre las costas atlántica y pacífica. Entre Panamá y Colombia hay alrededor de cincuenta kilómetros de selva pantanosa sin ninguna infraestructura de transporte: camiones y automóviles deben sortearla a bordo de ferries.

Según UNICEF, cruzar el Darién es uno de los viajes más peligrosos del mundo.

Pero desde principios de año, según el ministro del Interior panameño, Juan Pino, han cruzado la frontera 64.000 migrantes, 18.000 de ellos en agosto. La mayoría son haitianos, confirma.

Ante este flujo incesante, las autoridades panameñas y colombianas acordaron dejar pasar medio millar de pasajeros cada día durante un año.

Bandidos en movimiento

Para llegar al Bajo Chiquito, una aldea indígena de la etnia Embera, la primera zona habitada que emergió de los pantanos, los migrantes debían caminar desde el amanecer hasta el anochecer durante 12 horas al día.

Todos los sobrevivientes de la selva hablan de ataques, asesinatos, violaciones, cometidos por bandas organizadas.

«Vimos cinco muertos», dice Yadira Rosales, una cubana que viaja con su esposo José Alberto Reyes y su hija Adelis, de cinco años.

«Nos encontramos con bandidos, pero estábamos en un grupo: nos quitaron el dinero y nos dejaron ir», dice.

En el Bajo Chiquito, alrededor de 400 migrantes agotados son atendidos todos los días en una farmacia administrada conjuntamente por el Ministerio de Salud de Panamá y Médicos Sin Fronteras (MSF).

“La mayoría tiene lesiones en los pies […], Quejas gastrointestinales, picaduras de insectos … y también tratamos a víctimas de agresión sexual ”, explica DR. Sofia Vasquez de MSF.

Hasta ahora

En este pueblo de pescadores sin electricidad, llenamos una cancha de baloncesto en el centro del pueblo para pasar la noche entera. A su alrededor, tiendas improvisadas venden comida a $ 3. No todo el mundo se lo puede permitir.

Los niños son cada vez más numerosos entre los migrantes reagrupados: 15 veces más en cuatro años, según UNICEF. Muchos llegan deshidratados o tienen problemas respiratorios causados ​​por el aire saturado de humedad, dice DR. Vasquez.

Cuando Adelis, la pequeña cubana, sonríe, como de paseo, «la hija del haitiano parece enferma», se preocupa su padre.

Por la mañana todos se levantan para abordar canoas que los llevarán a un refugio en Lajas Blancas. Tienes que pagar $ 25. De ahí se va por vía terrestre a San Vicente, desde donde se puede tomar un bus hasta la frontera con Costa Rica por $ 40.

El viaje está lejos de terminar. Todavía tienes que cruzar Nicaragua, Honduras, Guatemala, México para llegar a la frontera con Estados Unidos … y esperar que no hayas hecho en vano este largo y peligroso viaje.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.