Muere exguerrillero Hugo Torres, opositores encarcelados

Detenido en el penal El Chipote, Nicaragua, Hugo, al 13 de junio de 2021 torres Formó parte de un grupo de 46 opositores que fueron detenidos el año pasado luego de que fueran acusados ​​por la administración de Daniel Ortega de conspirar en su contra con el apoyo de Washington, considerándolos «delincuentes».

En diciembre uno de los opositores, Hugo torres Según las fuentes, fue trasladado a un hospital debido a complicaciones de salud.

“A pedido expreso de nuestro padre, no se realizarán servicios funerarios ni ceremonias públicas”, dijo la familia.

«Una enfermedad»

«Vilipendiado y tratado como un criminal, Hugo Torres murió de tristeza y sabiendo que toda su vida heroica fue pisoteada por aquellos por quienes tantas veces arriesgó su vida”, dijo en Twitter la poeta Gioconda Belli desde el exilio.

“La traición es el peor cáncer que puede padecer un hombre íntegro y bondadoso. Hugo Torres«, escribió.

Horas después, fiscales de Nicaragua dijeron que la muerte de Hugo torres era «por enfermedad» y había solicitado la «suspensión permanente» de su juicio por razones humanitarias, solicitud que le había sido concedida.

“Desde el momento en que su salud se deterioró, fue trasladado a un hospital de la capital nicaragüense para su debido tratamiento, donde estuvo siempre acompañado de sus tres hijos y yerno”, dijo el fiscal.

el camarada

Hugo Torres73 años, fue vicepresidente de la opositora Unión Democrática Renovadora (Unamos), ex Movimiento Renovador Sandinista (MRS, centro-izquierda), surgida en 1995 de militantes que discrepaban de la dirección política de Daniel Ortega.

Como muchos otros opositores, su organización se agrupó en la UNAB.

Fue un destacado guerrillero sandinista y general retirado del ejército. En 1974 se sumó a un operativo para liberar a un grupo de presos políticos de la dictadura de Somoza, entre ellos Daniel Ortega.

“Hace 46 años arriesgué mi vida para sacar a Daniel Ortega de la cárcel”, recordó torres en un video que grabó antes de su arresto en junio.

En el poder desde 2007 y líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Daniel Ortega tiene como vicepresidenta a su esposa Rosario Murillo. Inició su cuarto mandato consecutivo en Nicaragua en noviembre del año pasado tras detener a 46 opositores, incluidos siete de sus posibles rivales.

A pedido del gobierno, todos los opositores fueron acusados ​​por los fiscales de socavar la integridad nacional y alentar la injerencia extranjera.

Dieciocho de este grupo ya han sido declarados culpables por los tribunales en las últimas dos semanas y siete han sido condenados a entre ocho y 13 años de prisión.

Hacen responsable al gobierno

Según la exguerrillera y disidente sandinista exiliada Mónica Baltodano, Hugo torres Murió en el hospital donde fue capturado el 17 de diciembre.

“Sus compañeros tuvieron que ayudarlo en varias ocasiones porque apenas podía moverse por sí solo por el nivel de inflamación en las piernas… Ese día Hugo Se desmayó durante mucho tiempo», explicó.

Murió como resultado de la «bruta detención y la «falta de acción oportuna» de las autoridades», dijo Baltodano a 100 Noticias, que se transmite en línea.

«Ortega también es responsable de esta muerte», dijo el exguerrillero, quien lamentó la partida de «un verdadero héroe de las luchas contra las dictaduras… de Somoza y ahora de la dictadura de Daniel Ortega, que es una brutal y criminal dictadura.»

“Fue sometido a torturas físicas y psicológicas en el centro de detención”, dijo Unamos el sábado.

Según familiares, los opositores detenidos han presentado complicaciones de salud.

La mayoría están recluidos en la prisión policial de la Dirección de Asistencia Legal (DAJ) en Managua, Nicaragua, conocida como El Chipote, y algunos están bajo arresto domiciliario.

Luchó contra Somoza

torres Participó en dos operaciones guerrilleras de alto perfil que lucharon contra la dictadura de la dinastía Somoza, que gobernó durante casi medio siglo hasta que fue derrocada por una revolución armada del FSLN en 1979.

“Tengo 73 años, nunca pensé que a estas alturas de mi vida estaría luchando contra una nueva dictadura de manera civil y pacífica”, dijo antes de ser arrestado en junio.

Su muerte «no solo es dolorosa, es una vergüenza» que «tuvo que morir preso y que su carcelero es el que liberó de las cárceles del somocismo», desestimó su compañero y disidente sandinista Julio López.

“Ánimo que la historia está de nuestro lado” fue el último mensaje de torres a los nicaragüenses.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.