Por una política social y sanitaria justa y democrática

Participar de las consecuencias de la movilización.

Petición contra la Ley de Salud y los inminentes reveses sociales.


Primer signatario

Jefe de Organizaciones: Aurélie Found y Raphaël Pradeau (Portavoz Attac), Céline Verzeletti (Secretaria Confederal de la CGT), Simon Duteil y Murielle Guilbert (Codelegado General de Union syndicale Solidaires), Thomas Porte (portavoz de de Génération (s)), Delphine Glachant (presidenta de la Union syndicale de la psychiatrie), Pierre Schwob (Collectif Inter Urgences), Mireille Stivala (secretaria general de la CGT Health and Social Action Federation), Jean Marc Devauchelle (secretaria general de la SUD Social Health Federation), Thierry Amouroux (Portavoz de la Unión Nacional de Profesionales de Enfermería SNPI), Mélanie Luce (Presidenta de la UNEF), Sonia Ollivier (Co-Secretaria Nacional de SNPES-PJJ / FSU), Jean-Baptiste Eyraud (Portavoz de Droit Au Logement), Khaled Gaiji (presidente de Amis de la Terre France), Pierre Khalfa y Willy Pelletier (Fundación Copernic), Emmanuel Vire (secretario general de la SNJ-CGT), Hafsa Askar (secretario general de la FSE), Denis Lalys (secretario general de la FNPOS de la CGT), Ana Azaria (Vo igualdad femenina), Lenny Gras (portavoz del MNL), Mathieu Devlaminck (UNL), René Seibel (campaña contra el desempleo), Christian Eyschen (secretario general de Libre Pensée), Christine Poupin y Olivier Besancenot (portavoz del NPA), Aneth Hembert (secretaria de estado de los Jóvenes Ecologistas), Jean-Christophe Sellin y Hélène Le Cacheux (coordinadores del Partido de Izquierda), Jean-François Pellissier y Myriam Martin (¡portavoz de ENSEMBLE!), Christian Pierrel (portavoz del PCOF), Martin Méchin y Louise Tort (Brigada de Túnica Negra), Philippe Poutou (portavoz del NPA), Dominique Ferré (Partido Demócrata Independiente de los Trabajadores).

Elu e s: Éric Coquerel (MP del LFI), Elsa Faucillon (MP del PCF), Eric Piolle (Alcalde de la EELV), Jean-Luc Mélenchon (MP del LFI), Sébastien Jumel (MP del PCF), Emilie Carriou (MP de los Nuevos Demócratas), Clémentine Autain (MP del LFI) .)), Aurélien Taché (diputado demócrata nuevo), Mathilde Panot (diputado del LFI), Pierre Dhareville (diputado del PCF), Caroline Fiat (diputado del LFI), Manon Aubry (diputado del LFI), Adrien Quatennens (diputado del LFI), François Ruffin ( LFI MP), Muriel Ressiguier (LFI MP).

Alusiones personales: Youcef Brakni (activista antirracista), Sandrine Rousseau (EELV), Véronique Ponvert (sindicato de la FSU), David Dufresne (autor, director), Caroline Mecary (abogada), Taha Bouhafs (periodista), Jean-Marie Harribey (economista), Arie Alimi (abogado), Kevin Vacher y Deborah Ozil (Rencontre des Justices), Anthony Caillé (CGT-Policía), Stéphane Jouteux (sindicalista), Arnaud Malaisé (sindicalista de la FSU), Nicolas Mayart (periodista), Dominique Plihon (economista ), Paul Poulain (especialista en riesgos industriales), Laure Vermeersch (ACID), Gilles Perret (director), Rokhaya Diallo (autor), Claire Lejeune (EELV).

Contra la ley de salud y la regresión social, por una política social y de salud justa y democrática

Tribuna lanzada el 22 de julio en el sitio web de la liberación

El pasaporte sanitario marcará la vida de millones de franceses, porque en muy poco tiempo y sobre todo cuando la prueba de PCR ya no sea gratuita, toda la vida social y profesional estará restringida por la vacunación. Sin embargo, esta decisión se tomó de manera autoritaria y antidemocrática en el transcurso de oscuras deliberaciones, y la de un solo hombre: el Presidente de la República, que sólo habrá reunido el Consejo de Defensa. Ignora cualquier discusión real en el Parlamento, que a su vez actúa como cámara de registro. La democracia no se puede sacrificar y, más que nunca, es la clave para que salgamos de esta crisis.

Hace menos de un mes, sin embargo, Emmanuel Macron, el ministro de Salud, la mayoría de los parlamentarios, todos decían estar en contra de la generalización del pasaporte de salud en nombre de las libertades y los individuos, y en contra de una vacuna. Aunque todo indica que tenemos al menos meses para vivir con el virus, no podemos entrar en la sociedad de control general que el gobierno está tratando de imponer a la población de esta manera.

La lucha contra esta pandemia requerirá una vacunación extensa y masiva, comenzando por informar sobre los que están en mayor riesgo. Nos diferenciamos de todos aquellos que convierten su oposición frontal a la vacuna en una salida sectaria y conspirativa, y rechazamos firmemente cualquier alineación de la estrategia de la vacuna con la Shoah o el apartheid.

Denunciamos el método utilizado por el gobierno para generar altos niveles de tensión que son dañinos en medio de una crisis epidémica. Las primeras palancas activadas deberían ser un gran debate democrático, una amplia información, los derechos de uso sobre las horas de trabajo a vacunar, la prevención en particular a través de mascarillas gratuitas, una cobertura mucho mayor de los lugares de vacunación y medidas de acompañamiento más sustanciales … La conexión entre La vacunación y los ingresos sugieren que el pasaporte de salud es antisocial en su estado actual. Miles de trabajadores se sienten restringidos y amenazados con serias sanciones.

Desde el comienzo de la pandemia, los recursos financieros y humanos que necesitan los sindicatos y las asociaciones de salud no se han puesto a disposición para que los hospitales públicos se recuperen y garanticen un tratamiento adecuado. Lo mismo se aplica a los hogares de ancianos. Peor aún, en algunos lugares incluso nos encontramos con que la avería del hospital público continúa (cierres de camas, reducción de personal …).

Y Francia todavía se resiste a la revocación de patentes dentro de la Organización Mundial del Comercio en este momento con la Unión Europea, aunque esta es la única forma de producir y distribuir vacunas en masa en países pobres y emergentes. También es una cuestión de solidaridad internacional, salud pública y eficiencia. Porque hasta que la pandemia se resuelva a nivel mundial, no estará en ninguna parte.

Eventualmente, mientras estas decisiones conmocionan y dividen a la población, se anuncian severos ataques a los derechos sociales. El autoritarismo y la disrupción social van de la mano. La reforma regresiva del seguro de desempleo comenzaría desde 1es Octubre, la duración y el monto de la prestación por desempleo se redujeron drásticamente. Y Emmanuel Macron ha confirmado su deseo de posponer la edad legal de jubilación y el fin de todas las regulaciones especiales. Si bien la riqueza acumulada de las 500 mayores fortunas de Francia aumentó un 30% en 2020, el gobierno no está haciendo toda la generosidad que les ha brindado desde el comienzo de su mandato de cinco años y quiere desempleados para la crisis y jubilados. Por el contrario, exigimos que las corporaciones multinacionales y los ricos sean llamados a contribuir mucho más de lo que hacen hoy en beneficio de la solidaridad nacional. Pedimos políticas sociales ambiciosas, que incluyan servicios públicos de calidad y mayores derechos sociales.

Por eso, en nombre de la efectividad a largo plazo contra la epidemia y para preservar nuestras libertades, rechazamos la nueva ley propuesta a la Asamblea, así como las medidas antisociales destinadas a pagar las facturas de la crisis social en el mundo. de trabajo. Con este fin, nuestro objetivo es movilizar a las personas en las próximas semanas y meses.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.