¿Cómo murió el jefe Inanaginya?

El 10 de enero se cumplen 151 años desde el establecimiento de la primera región Kuna (1871), que fue nombrada Tulenega por el gobierno colombiano en ese momento. Cuando tuvo lugar tal creación, los líderes Kuna de la época buscaron diligentemente a la persona que sería su primer jefe, sobre quien recaería el destino de la región. Después de una década de reuniones y deliberaciones, finalmente llegaron a la conclusión de que Inanaginya estaba mejor preparada para ocupar este puesto, y decidieron hacerlo en una importante convención celebrada en la parroquia de Yandub en 1880.

Luego de desempeñarse como jefe durante 27 años, Inanaginya planeaba viajar nuevamente a Colombia en 1907 para seguir ocupándose de temas de interés en beneficio de la región. En esta ocasión el viaje fue planeado para hablar con el presidente Rafael Reyes Prieto. El presidente colombiano se enfrentó a un país devastado que había salido de la Guerra de los Mil Días.

Varias semanas después de su viaje, su gente no había sabido nada de él. Al principio se dijo que murió de viruela. Esto es lo que subrayó el padre Leonardo Gassó en su informe del 7 de junio de 1907: «Inanakiña, que quería venir a matarme, Dios lo mató de viruela».

Para el jesuita y antropólogo guatemalteco Ricardo Falla: “Luego Inanakiña se presentó al gobierno colombiano con su intérprete (Eliseo Zúñiga). Probablemente porque visitaron por primera vez al presidente de Panamá, lo encerraron a él ya su intérprete en tan malas condiciones que ambos murieron ”.

Para Inanaginya era importante escuchar las posiciones de ambos gobiernos, ya que su única misión era encontrar una mejor alternativa para su región. Mucho antes de que Panamá se convirtiera en un país independiente, Inanaginya ya había visitado la capital colombiana en varias ocasiones.

El antropólogo colombiano Jorge Morales Gómez, refiriéndose a Inanaginya y los hechos de esa época, asegura lo siguiente: “Como represalia tardía y en el contexto de esta política de reducción, Bogotá se encontraba en el inicio del nuevo siglo y a pesar de su lealtad a Colombia en los hechos que siguieron a la separación de Panamá terminaron, el líder cuna Inapaquiña fue encarcelado y asesinado (Inapaquiña era sobrino de Inanaginya. El artículo se refería a su tío Inanaginya).

A la fecha de su muerte, también se encuentra una carta del señor Camilo S. Delgado informando al General Reyes que Inanaginya falleció el 22 de abril del mismo año. En ese momento, esta información fue registrada por el diario El Nuevo Tiempo. Sin embargo, el sobrino del fallecido Kaziken, a raíz de la muerte de su tío, encabezó una procesión para enterarse de la muerte de su tío y fue informado que el Kaziken falleció el 12 de abril y en el Parque Centenario de Cartagena de. Indias fue inaugurada en 1911 por el presidente Carlos E. Restrepo para conmemorar las luchas de los líderes caídos.

Posteriormente, su sobrino Inabaginya realizó varios viajes a la capital colombiana pero nunca pudo enterarse de lo que realmente le pasó a su tío. Los reconocidos historiadores kuna Niga Pereira, Paulino González y Dicky Brown y los descendientes de Eliseo Zúñiga coinciden, sin embargo: “La muerte de Inanaginya no fue un accidente. Fue deliberado. A pesar de que la región de Tulenega dejó de existir después de 1903, siguió exigiendo más derechos, pero también demostró las violaciones de su país.

Con respecto a la protección del país, el poeta norteamericano James Stanley Gilbert Inanaginya lo describió acertadamente como «el jefe y sus súbditos son tan dignos y altivos como los más orgullosos de la humanidad / por este simple hijo de la naturaleza / luchan con su vida por su país «.

Se ha especulado mucho sobre la verdadera muerte del líder kuna. Lo cierto es que 114 años después de su muerte, su pueblo aún lo recuerda como el gran cacique que fue y que dejó la tierra como legado y que muchas de las comunidades que formaban parte de la región de Tulenega son hoy parte de ella. esto es hoy es Kunayala.

El parque, que ahora alberga los restos del mártir de los Kuna, fue diseñado por Pedro Malabet y construido por el célebre escultor de la época, Luis Felipe Jaspe Franco.

Inanaginya nos dejó un importante legado de lucha y amor por su región. Murió buscando un futuro mejor para todos sus hijos. Hoy, mientras la región de Kunayala conmemora los 151 años desde que se fundó la región de Tulenega, recordamos con gran orgullo sus luchas que nos motivan a seguir luchando por los derechos de los pueblos indígenas que aún son los más desfavorecidos.

Docente e investigadora del Colegio Francisco de Miranda.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.