El Salvador: Nayib Bukele se enfrenta a Estados Unidos | Las noticias y análisis más importantes de América Latina | DW

No sería la primera vez que un gobierno latinoamericano negocia extraoficialmente con bandas criminales. Por lo tanto, no debería sorprender que el ejecutivo salvadoreño de Nayib Bukele supuestamente acordara con las conocidas pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18 para reducir las tasas de homicidio en el país.

Fue el fiscal responsable, Germán Arriaza, quien dijo a Reuters el 28 de diciembre de 2021 que el gobierno había suspendido sus investigaciones sobre los acuerdos con bandas criminales.

Lo ocurrido en El Salvador es simbólico. Por un lado, muestra lo difícil que será para el presidente de Estados Unidos Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris implementar su plan anticorrupción en los países del Triángulo Norte – El Salvador, Guatemala – y Honduras – con miras a que frenen la migración desde estos países. Por otro lado, refleja la lucha de Estados Unidos y China por la influencia en el hemisferio occidental.

Dos victorias aplastantes seguidas

Es cierto que Bukele es un caso especial. Su carrera política comenzó en el izquierdista Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) y llegó a la alcaldía de la capital San Salvador, donde defendió estos ideales. Cuando el partido lo expulsó en 2017 por disputas internas, Bukele fundó su propio partido Nuevas Ideas, con el que se postuló para las elecciones presidenciales de 2019.

No, no es un concierto. Es una aparición de Bukele.

El político, entonces de 38 años, entró en la carrera como un forastero. Durante 30 años, el FMLN y el partido de derecha ARENA habían alternado en el poder en el país. Sin embargo, Bukele ganó en la primera votación con el 53,8 por ciento de los votos. A su coalición de gobierno le fue tan bien entre los parlamentarios en febrero de 2021 que ahora ocupa el 76 por ciento de los escaños en el parlamento unicameral.

«El dictador más genial del mundo»

Eso encaja perfectamente con su estilo de gobierno abiertamente autoritario. Se ha llamado a sí mismo «el dictador más genial del mundo». Económicamente, ciertamente tiene planes innovadores. En septiembre pasado, El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en aprobar Bitcoin como medio de pago oficial. Y ahora Bukele está especulando con las criptomonedas. Una mina estatal de bitcoins, un centro de datos desde el que se «extraen» bitcoins generados digitalmente, está destinada a consolidar las finanzas estatales a largo plazo. La electricidad necesaria para ello se genera de forma sostenible a partir de energía geotérmica. Además, se construirá una «Ciudad Bitcoin».

Como resultado, Bukele se presenta a sí mismo como un líder orientado al futuro. En su cuenta de Twitter dice que es el «CEO de El Salvador». Sus apariciones públicas recuerdan a los conciertos de pop. Bukele le recuerda al ex embajador de Estados Unidos en Guatemala Stephen G. McFarland sobre Hugo Chávez, quien hizo de Venezuela un país lleno de partidos antes de su muerte en 2013. «El mensaje de Bukele es que los votantes deben confiar en él, no en las instituciones», explica.

Los soldados ocupan el parlamento, una forma bastante sutil de presionar a los legisladores.

Los soldados ocupan el parlamento, una forma bastante sutil de presionar a los legisladores.

En febrero, Bukele convocó a las fuerzas armadas al parlamento para impulsar una nueva ley de seguridad. Después de ganar las elecciones generales, reemplazó a los magistrados de la Corte Suprema que no le agradaban y nombró a un nuevo fiscal general.

En curso de colisión con Washington

Las protestas contra Bukele no deben ocultar el hecho de que la popularidad del presidente es gigantesca. Por eso, una cooperación muy fluida con Washington es superflua para el presidente. Al contrario: se encuentra en una senda de enfrentamiento con la potencia norteña.

En mayo, el Fiscal General expulsó a la Comisión Internacional contra la Impunidad en El Salvador (CICIES) dependiente de la OEA, que Bukele había admitido meses antes. Cuando Estados Unidos anunció sanciones contra dos altos funcionarios del gobierno por presunta colaboración con pandillas callejeras en diciembre y agregó al jefe de gabinete del presidente a su lista de sanciones por presunto uso indebido de fondos de ayuda para combatir la pandemia, Bukele respondió que Estados Unidos lo estaba haciendo. , no cooperación sino sumisión. Después de una manifestación de activistas de la oposición, respondió que el gobierno democrático de Estados Unidos apoyaba a los «movimientos comunistas» en El Salvador.

¿Un problema para EE. UU.?

¿Por qué debería ser un problema para Estados Unidos cuando el presidente de un país de 6,5 millones de habitantes, poco más que los que viven en la zona metropolitana de Washington, es tan conflictivo?

Por un lado por la migración. Más de un tercio de los salvadoreños ya viven en Estados Unidos y cada día más personas salen del país centroamericano y se dirigen al norte. Además, es probable que la confianza de Washington en la capacidad de Bukele para ofrecer mejores perspectivas a su país sea menor que la que tienen sus electores en él.

Bukele durante su visita a China en diciembre de 2019.

Bukele durante su visita a China en diciembre de 2019.

Por otro lado, existe competencia con China para influir en la región. Después de Costa Rica (2007) y Panamá (2017), El Salvador se convirtió en 2018 en el tercer país de la región en romper lazos con Taiwán para reconstruirlos con Beijing.

Poco después de su visita a Donald Trump en Washington en 2019, Bukele viajó a la capital china y recibió de Xi Jinping la promesa de invertir más de 500 millones de dólares en el pequeño país centroamericano, una suma considerable para un estado con un PIB de alrededor de $ 25 mil millones. El dinero se utilizará, entre otras cosas, para la construcción de un nuevo estadio de fútbol.

La administración de Biden también ofrece perspectivas de inversión. Se espera una financiación de 4.000 millones de dólares estadounidenses para los estados del triángulo norte. Pero a diferencia de Washington, Beijing no vincula estos fondos al estado de derecho. Y si bien Bukele no sería el primer presidente en tomar este camino menos exigente, desde la perspectiva de Estados Unidos podría ser un mal ejemplo para otros líderes de la región.

(dz / er)

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.