Erika Mouynes: «La frontera entre Panamá y Colombia no está diseñada para el tránsito, es una selva muy densa» | Internacional

La canciller de Panamá, Erika Mouynes, durante una visita a Nueva York en junio pasado.Christopher GoodneyBloomberg

La diáspora haitiana que barre América Latina desde hace una década se ha convertido en una crisis humanitaria regional. Más de 100.000 migrantes ya cruzaron la Selva del Darién, la inhóspita frontera entre Colombia y Panamá, rumbo a América del Norte este año. Su principal destino es Estados Unidos, pero también Canadá y ahora México. Desde julio, este arroyo ha sido embalsado con frecuencia en el municipio colombiano de Necoclí, convirtiéndolo en un embudo por donde llegan cada día más de mil migrantes dispuestos a ingresar al istmo. “No es un problema que un solo país pueda resolver”, dice la canciller panameña, Erika Mouynes, al llamar a la cooperación para enfrentar un fenómeno de proporciones alarmantes.

Tanto Colombia como Panamá son países de tránsito para los migrantes haitianos, que llegan no desde la nación caribeña sino desde el sur del continente, principalmente Brasil y Chile, a donde muchos huyeron tras el terremoto de 2010, considerada una de las rutas más peligrosas del mundo, son acompañados en menor medida por cubanos, asiáticos y africanos. No todos lo logran. Al menos medio centenar de personas perdieron la vida al intentar cruzarlos, muchos fueron asesinados por grupos armados que los atacaban en el camino, ahogados por crecidas de ríos o por cascadas en las empinadas lomas de esta zona selvática.

“La ruta de esta migración pasa por 12 países, el único que tiene múltiples estaciones para recibir migrantes es Panamá, el único que les da comida”, dice Mouynes en una entrevista por videollamada con EL PAÍS desde su oficina de Ciudad de Panamá. “Las necesidades de infraestructura no se pueden resolver de inmediato, pero lo que al menos se puede hacer es controlar el flujo. Nadie puede manejar una migración descontrolada. Es absolutamente impensable mantener un enfoque humanitario a menos que tengas cierto nivel de control», dice.

Preguntas. El Tapón del Darién era considerado tan peligroso que hasta hace poco el número de migrantes que intentaban cruzarlo era comparativamente pequeño ¿Cómo se explica que cien mil personas hayan intentado cruzarlo en lo que va del año?

Respuesta. No es que lo hayan intentado, ya lo han superado. Ha habido razones estructurales convincentes en algunos países de América del Sur donde los requisitos de visa o los permisos de trabajo han cambiado, junto con una embajada falsa y maliciosa que les informa de esto. [a los migrantes] que tienen 18 meses para entrar a los Estados Unidos. Entonces, la combinación de estas decisiones de algunos países sudamericanos sobre el endurecimiento de los permisos de trabajo, etc., ha provocado este movimiento masivo más allá de las fronteras que se han abierto a este flujo mucho mayor que nunca. Lo cierto es que este fenómeno migratorio no es nuevo, sino que existe desde hace 12 años. Tuvimos picos terribles en 2015, 2016, también con números muy altos.

PAGS Estamos ante un desplazamiento sin precedentes en la región. ¿Qué números maneja Panamá?

Suscríbete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Suscribirse a

R Nosotros somos los que les atendemos y los contamos. No es que lo intentaran, 105.000 personas ya cruzaron Panamá. El año pasado cruzaron 8.000. En 2019, sin pandemia, que fue un año alto, fueron 20.000. Y aún no hemos terminado el año. Además, hemos identificado muchos más migrantes en Brasil, Ecuador y Chile que pueden estar felices de iniciar este movimiento. La migración que estamos viendo no es migración nueva, muchos de los que han pasado por Panamá llevan diez años en Sudamérica. Son muchos años, niños nacidos en América del Sur.

Todavía no hemos visto la nueva migración. La mayor movilización, especialmente de Haití, ocurrió durante el terremoto de 2010. El terremoto que acaba de pasar fue aún más complicado, entonces tenemos que suponer que habrá una segunda migración que aún no hemos visto. Esto debe convertirse en una prioridad para todos y debemos encontrar una solución juntos. No es un problema que solo un país pueda resolver. Ningún país tiene la capacidad, gestión o infraestructura para ofrecer una solución.

PAGS La Defensoría del Pueblo de Colombia confirmó esta semana un nuevo naufragio de migrantes, una embarcación ilegal que partió de Necoclí y pretendía llevarlos a San Blas en Panamá. La Defensoría del Pueblo asegura que se necesita un plan de choque, considerando medidas adicionales como la creación de un puente humanitario que facilitará el tránsito de niños, jóvenes, mujeres embarazadas y madres lactantes sin tener que arriesgar su vida. ¿Qué se necesita para abrir un corredor humanitario?

R Aceptamos migrantes muy por encima de la cuota establecida, habíamos acordado 600 y pasan más de mil todos los días. En lugar de los migrantes en tránsito, Colombia podría optar por estas poblaciones vulnerables. La frontera entre Panamá y Colombia no está diseñada para ningún tránsito o migración, es una selva muy densa. Aquí llegan niños desnutridos y tenemos que cuidarlos, muchas veces sin adultos ni familiares que los acompañen. En lugar de tratar de encontrar soluciones inmediatas, debemos entender que este es un problema estructural, todos debemos prepararnos mejor. Hay una situación importante en el sur de Colombia que también necesita ser atendida. Esto continuará sucediendo a menos que abordemos la situación original.

PAGS ¿Cómo se puede evitar este congestionamiento de migrantes en la frontera entre Colombia y Panamá?

R No podemos definir qué acciones puede tomar Colombia. Pero somos mucho más pequeños en tamaño y escala geográfica, y tenemos recursos gubernamentales dedicados para generar esa atención y brindar asistencia humanitaria. Creemos que los 12 países deben hacer esto, prepararse mejor para enfrentar esta situación y comprender que no desaparecerá de la noche a la mañana. Tenemos que buscar soluciones coordinadas y consensuadas, porque si se sigue generando esta ola, ya sea represada en Colombia, Panamá o Costa Rica, sigue siendo el mismo problema.

PAGS Es una jungla impenetrable, ¿tienes idea de cuántos migrantes quedaron atrás?

R No podemos saber, son 200 kilómetros de selva. Por eso pedimos cooperación e intercambio de información.

Migrantes haitianos del lado colombiano del Tapón del Darién se dirigen a Panamá el 26 de septiembre.
Migrantes haitianos del lado colombiano del Tapón del Darién se dirigen a Panamá el 26 de septiembre. RAÚL ARBOLEDA (AFP)

PAGS El presidente Laurentino Cortizo hizo un llamado a la comunidad internacional en su discurso ante la Asamblea General de la ONU el mes pasado. ¿Qué pide específicamente Panamá?

R Que es una responsabilidad compartida que este tema se convierta en una prioridad para los 12 países. Siéntese a la mesa y hable para obtener una respuesta de consenso. Todos necesitamos apoyar con recursos también.

PAGS La mayoría son migrantes haitianos y una buena parte vienen de Brasil y Chile, ¿qué le pide a estos gobiernos?

R En la reunión ministerial de agosto participaron todos los gobiernos involucrados, incluidos los de Brasil y Chile. Creo que la hoja de ruta se basa en lo que cada uno tiene que hacer en términos de visas, políticas de inmigración, etc. Es más que decir algo específico sobre un gobierno, es sentarse a la mesa y justificar las responsabilidades de todos.

PAGS ¿Y cuál sería Estados Unidos como principal país de destino?

R Canadá también es país de destino y México también será país de destino, todo hay que decirlo como lo hemos identificado. Todos necesitamos ser incluidos en esta mesa de diálogo permanente. Llevábamos meses hablando de esta inminente migración, que efectivamente por fin llegó. Pero realmente no han visto los números que van a llegar, todavía no están en los Estados Unidos, todavía no están en México, están avanzando porque es un tráfico lento al caminar. Pero vendrán.

PAGS ¿Cuál puede ser la afluencia de migrantes al final de este año?

R Creo que vamos a superar los 150.000, que es una cifra realmente preocupante. Anteriormente, cuando comenzaban los meses de lluvia, la migración disminuía porque se complica mucho en la selva, pero este año no hemos visto una disminución en estos números.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS América y recibe todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Leopoldo Espin

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.